Bella, diversa, vibrante y multicultural. ¡Así es Toronto!

¡Toronto es tan diversa como cada uno de sus barrios y distritos. Aquí, en los vecindarios de inmigrantes como la Pequeña Italia, el Barrio Chino, la Pequeña Portugal, el Barrio Griego, la Pequeña India y la Pequeña Polonia todavía se sienten lingüística, gastronómica y gloriosamente distintos.

Asimismo, el distrito financiero, el barrio LGTB, el Viejo Toronto y el distrito del entretenimiento vibran a su propio ritmo.

Un paseo en bici por el Distrito Financiero, el corazón de los negocios de Canadá.

A la diversidad cultural se suman el verde de los parques, el buen nivel de vida y la seguridad urbana. Es difícil imaginar una mejor ciudad canadiense para explorar.

¡Vamos a la Destilería!

Restaurantes, boutiques, arte y entretenimiento le han dado fama al Distillery District (Distrito histórico Distillery). Se trata de un complejo de 40 edificios considerados como patrimonio nacional y que ahora alberga todo lo que cualquier viajero moderno puede disfrutar.

El distrito le debe su nombre a la destilería de whisky Gooderham & Worts, que ahí operó durante muchos años.

Te sugiero que lleves zapatos cómodos y que te pasees por los edificios de la era victoriana que han sido restaurados. Pero si despertaste más intrépido de lo normal, entonces, haz el tour en un segway (que es un vehículo de transporte personal súper divertido) y recorre gran parte del lugar en 30 minutos. ¡Estoy segura de que a toda la familia le encantará la idea!

 

Por los edificios de ladrillo rojo encontrarás excelentes restaurantes especializados como El Catrín, Boku Sushi y Pure Spirits Oyster House con lindas terrazas y patios. Las galerías de arte presentan exhibiciones interesantísimas todo el año.

No es extraño escuchar diferentes ritmos de música en vivo en los restaurantes o en el área común, que llenan este viejo vecindario de vida.

El Viejo Toronto, cambiante y dinámico

Y hablando acerca de barrios históricos, a mí me gusta pasear por lo que se conoce como el Old Toronto (Viejo Toronto), donde destaca Yorkville, que es el barrio más chic de la ciudad; Rosedale, con sus lindos cafés; The Annex; Forest Hill; Lytton Park y el área alrededor de Casa Loma, famoso por sus grandes y lujosas casas.

Salón de la Fama del Hockey

Si la expresión “al lugar que fueres haz…” se aplicara a Toronto, lo que tendrías que hacer probablemente tendría entonces qué ver con el hockey.

Si no eres un visitante que esté ansioso por ponerse los patines y lanzarse al hielo, quizás solamente quieras visitar el Salón de la Fama del Hockey.

Se trata de 20 mil metros cuadrados repletos de objetos, recuerdos y reliquias obtenidos directamente de la pista de hielo. Conoce acerca de los 388 miembros del Salón de la Fama y pon a prueba tus habilidades de tirador y de portero con juegos de alta tecnología. Y, lo más importante de todo, acaricia y levanta la Copa Stanley.

Church es pura vida

La Gay Village, la Church o simplemente The Village es famosísima por organizar el festival de diversidad sexual más grande de Canadá, cada verano. Sin embargo, el barrio es atractivo todo el año, sobre todo por sus particulares tiendas, cafés y bares.

También gana atractivo en octubre, cuando se celebra el Halloweek, y la comunidad luce los más estrafalarios disfraces de Noche de Brujas.

Little Italy, un barrio imperdible

Una de las principales minorías de la ciudad es la italiana. La mayor parte de la población italo-canadiense está asentada en el estado de Ontario y en Toronto los habitantes de ascendencia italiana superan ya los 400 mil.

Estoy segura de que te encantará visitar Little Italy, que se ha convertido en seña de identidad de esta gran comunidad. En sus calles hay comercios, deliciosos restaurantes, heladerías y pizzerías. Si la tarde te atrapa en College Street, haz una pausa para ocupar una mesa en el tradicional Diplomatico, donde la pasta es exquisita.

The Beaches

Por supuesto, uno de los principales atractivos de un vecindario que se llama The Beaches (Las Playas) tienen que ser las playas… de lago. El cuerpo lacustre es tan basto que te vas a sentir en el mar. Recorrer el caminadero de la costera del lago es una excelente experiencia.

Entertainment District

El Distrito del Entretenimiento en las calles aledañas a Queen y King está lleno de vitalidad y personalidad gracias a los restaurantes étnicos, cafeterías, tiendas indies, bares y centros nocturnos. En la temporada del Toronto International Film Festival no es raro encontrar a una estrella del séptimo arte.

Al lado queda el Distrito de Art & Design. Es una zona muy interesante, en la que te vas a dar vuelo con las tiendas muy trendy y las galerías de arte.

Leslieville, un barrio hipster

Una zona residencial de clase media que se ha ido transformando en  barrio hipster con tiendas y restaurantes pintorescos. Llegas fácilmente tomando el street car de Queen en dirección este y puedes bajarte cuando veas los letreros de Leslieville y dar una pequeña caminata. No puedes perderte Bobette & Belle, que es la pastelería más bella que he visto.

¿De qué tienes antojo?

Vista de Kensington Market

Toronto está lleno de paraísos de comidas, pero los mercados de los que todo el mundo habla son Kensington Market y St. Lawrence Market.

Justo en medio del distrito histórico Old Town en Toronto encontrarás uno de los mejores destinos en la ciudad para los amantes de la buena mesa: el mercado de St. Lawrence. Este mercado ha existido de alguna manera desde 1803, y aunque el complejo ha evolucionado, todavía es un auténtico mercado de granjeros —el mejor en el mundo de acuerdo con un artículo de National Geographic del 2012— que se complementa con restaurantes de especialidades para todos los gustos.

¡Visita el Barrio Chino!

¿Cómo sabes que ya llegaste al Barrio Chino de Dundas St? Porque los letreros de los nombres de las calles y establecimientos están en cantonés y mandarín.

Al lado de Kensington Market, entre las avenidas Dundas y Spadina, se encuentra uno de los barrios más poblados y llenos de vida de Toronto. Lo mismo puedes encontrar yerbas medicinales, frutas importadas, lentes obscuros y, por supuesto, variadísimos regalitos Made in China.

Los restaurantes y panaderías son exquisitos y cada vez van tomando más auge los karaokes con música en casi cualquier idioma. ¡Te va a encantar visitar Chinatown en el marco de alguna celebración, como en Nuevo Año Chino o el Festival de los Faroles. Por lo general, se organizan los fines de semana y la entrada es libre y gratuita.

La afluencia migratoria china a Toronto desde fines del s. XIX y hasta ahora se ha mantenido constante. De ahí que en realidad existan seis barrios chinos en Toronto y el Area de Gran Toronto.

¡En la diversidad está su riqueza!

La población mexicana y latinoamericana también son muy relevantes en Toronto. Aunque no existe propiamente un barrio latino como sucede en otras ciudades del mundo, son muchos los restaurantes y centros nocturnos que ofrecen exquisitos platillos y espectáculos, y, por supuesto, escuchar español en esta ciudad resulta algo bastante habitual.

Otras minorías con mucha presencia son la india, la portuguesa, griega, irlandesa y libanesa. Muchas de ellas se agrupan en el barrio de Kensington, al norte de Chinatown, y también tienen sus propios vecindarios.

¡Visita Toronto!