La gente que asiste al Festival Fringe de Toronto no mide la calidad de la experiencia por los guiones (o la ausencia de ellos), sino más bien, por el purísimo entusiasmo de la actuación. Es el festival de teatro independiente más animado de la ciudad.