Aclamado como uno de los mejores restaurantes de Canadá, su enclave en lo alto de la Torre TD Bank ofrece una asombrosa vista de la ciudad. Tiene un diseño despejado y sencillo, pero con mucho estilo. Inspirado por la cocina canadiense de los chefs Anthony Walsh y John Horne, el placer se captura a través de los sabores y texturas.