Una íntima sala de conciertos situada en el extremo oeste, al norte de High Park. Hugh es un lugar donde la gente viene realmente a escucha música, no a gritar para comunicarse. Esta fue la visión del propietario, y el público se toma muy en serio. (No sería raro que lo chistaran si lo descubren conversando con el vecino). La música es suave, al estilo folk de James Taylor, y la gente es amable.