En ki, los chefs preparan platos tanto en la cocina principal abierta como en el sushi bar. “Elija el entorno y la cocina que mejor se adapta a su gusto”. Los platos están pensados para compartir, con una sensación de sabores que llegan constantemente a la mesa durante toda la velada.