Podrá subir en un antiguo ascensor, degustar espaguetis en un viejo tranvía y entretenerse con un carrusel centenario. Dispone de una cocina tradicional elaborada y uno de los más amplios menús de Toronto. Disfrute de su copa de vino mientras los niños se divierten con las figuras carnavalescas.