Las hermosas playas de Toronto constituyen el secreto mejor guardado de la ciudad. A 15 minutos en tranvía del centro de la ciudad, la zona de los alrededores de Queen Street East Coxwell Avenue y Victoria Park Avenue se conoce simplemente como “La Playa” (o “Las Playas”, según a quién le pregunte). Un paseo marítimo de 3 kilómetros largo separa la amplia franja de arena suave de la playa del Lago Ontario de la colección de tiendas de moda, cafés y patios de Queen Street.

Camine de la mano de su pareja por el paseo marítimo mientras disfruta del sol del verano y de este atractivo paisaje. Participe en un partido de vóleibol playero antes de refrescarse en el lago o la alberca de entrada libre. Si no es amigo del sol, relájese a la sombra en los Kew Gardens, un gran parque público que alberga una amplia cantidad de tiendas de artesanías, espectáculos, conciertos, exposiciones y festivales, incluyendo el siempre esperado Festival de Jazz en la Playa.

Hay más playas esperándole en las Islas de Toronto. A solo un breve viaje en ferri desde el frente portuario de Toronto, las Islas se sienten lejos del bullicio del centro, y se caracterizan por su encanto del viejo mundo y belleza intacta. Si viaja con niños, no se pierda la playa de la Isla Central de la isla para disfrutar de una experiencia inolvidable con toda la familia. Juegue en la arena con sus pequeños y luego llévelos a Centreville, un parque de diversiones temático inspirado en principios del siglo XX, que cuenta con un antiguo carrusel y trenes en miniatura.

¿Se siente un poco más atrevido? Entonces vaya a Hanlan’s Point, una playa con opción nudista que es un destino especialmente popular entre los hombres homosexuales. Hanlan’s Point tiene un largo vínculo con la comunidad gay, por ser el lugar donde se iniciaron los primeros picnics del Día Gay al comienzo del movimiento de liberación homosexual en la década de los 1970. Quédese como vino al mundo mientras empareja su bronceado de cuerpo entero.

Verano en Toronto es sinónimo de picnics, patios, parques y un montón de muchachos y chicas hermosos disfrutando del sol. Olvide el hotel durante el día y viva la ciudad al aire libre. En el Toronto gay, no hay que preocuparse por ser uno mismo en público.