MOCA: un museo para ejercitar los sentidos

Creer. Ese es el título de la exposición que abrió el Museo de Arte Contemporáneo en Toronto (MOCA, por sus siglas en inglés) este fin de semana. ¿Pero creer en qué? En el poder del arte para unir a la gente, para pensar en el vecindario, crear lazos y abrir fronteras.

La institución recién renacida pretende hacer todo esto, y así convertirse en un nuevo tipo de lugar de reunión comunitaria. Y está haciendo todos los movimientos correctos para hacerlo. La apertura pública de este fin de semana trajo hordas curiosas al nuevo hogar de la institución, que se encuentra a lo largo de un corredor ferroviario en la franja oeste del centro de Toronto.

MOCA ahora ocupa cinco pisos de un alto edificio de 1919. La entrada al primer piso, que incluye una librería y una cafetería, siempre será libre, abierta y gratis para todos. “Queremos ser un museo para la gente”, nos dijo Heidi Reitmaier, directora ejecutiva y directora general del museo.

¿CÓMO SE VE ESO?

En frente de nosotros, unos chicos de primaria trepan, voltean las piezas y bloques de espuma de la exposición inaugural. Y es que MOCA es una invitación para que la audiencia cree su propia arquitectura”, explica Reitmaier. “Se trata de crear espacios de acceso, participación y acogida”.

Al definir el mandato de programación de MOCA Toronto, el enfoque de relevancia es mostrar a los artistas canadienses, algunos de los cuales son reconocidos mundialmente y otros que quizás no conocerás sino hasta que visites Toronto y te des un paseo por el museo.

Lo que esta diversa lista de artistas tendrá en común es la naturaleza interdisciplinaria de su trabajo y su aspiración a la exploración de experiencias humanas universales; es decir, “voces múltiples” que promueven la inclusión social.

Las exhibiciones son una experiencia increíble, como la del artista Andy Holden, que juega con las posibilidades estéticas y narrativas sobre una pantalla verde.

¡Visita Toronto!